Gran Logia de España

Respetable Logia La Constitución 63

     

 

Gran Logia Provincial de Andalucía

 
 

    

Principal

Historia de La Constitución nº63

La Masonería

Los Landmarks

Bases de la Masonería

Regularidad masónica

Código Moral

Organización de la Masonería

La iniciación masónica

Transmisión iniciática

La virtud del silencio

Secreto masónico

Historia de la Masonería Española 

La Gran Logia de España

El Grande Oriente Español

Orígenes del R.·. E.·. A.·. y A.·.

El Rito Escocés Antiguo y Aceptado

El R.·. E.·. A.·. y A.·. en España

Biblioteca

Música masónica

¿Puedo ser masón?

Preguntas frecuentes

Galería de imágenes

 

 

                                     Orígenes del R.E.A.A.

                              

El Rito Escocés Antiguo y Aceptado es, probablemente, el rito masónico más

practicado y extendido en el mundo. Es fruto de la evolución producida a principios del

siglo XIX del sistema escocés practicado en Paris a principios de la década de 1760.

Designado por las Constituciones Latinas de la Orden como “Antiquus Scoticus

Ritus Acceptus”, o “Rito Escocés Antiguo y Aceptado”, es el título que ha sido

adoptado generalmente.

El primer rito escocés fue el Rito Escocés Filosófico de la Logia Madre de

Marsella (ca. 1750), de 18 grados. Tras el primer Rito Escocés Filosófico, apareció el

Rito de Heredom o de Perfección, compuesto por el Consejo de Emperadores de Oriente

y Occidente (París, 1758). Importado el Rito de Perfección de 25 grados a América por

Étienne Morín tras recibir una patente del rito, el número de grados se amplió,

surgiendo el Rito Escocés Antiguo y Aceptado de 33 grados, con grados como el

Caballero Kadosh.

Una circular del 4 de diciembre de 1802, dando a conocer al mundo masónico

"la creación en Charleston de un Supremo Consejo de los Soberanos Grandes

Inspectores Generales, grado 33º y último del R.E.A.A." indica que el 31 de mayo de

1801 (año anterior), fue constituído el Supremo Consejo de los Estados Unidos de

América, con gran solemnidad, por los Hermanos John Mitchel (irlandés, coronel del

ejército) y Frederick Delcho (nacido en Londres, de origen prusiano, médico y pastor de

la Iglesia Episcopal americana), siendo completado hasta 11 el número de Grandes

Inspectores Generales cofundadores en el curso del año 1802. Los dos Grandes

Inspectores siguientes, por orden de fechas, fueron el conde de Grasse-Tilly y su suegro,

Delahogue (ambos franceses y católicos) a los que se unieron luego otros seis

(cooptados). Alejandro Augusto de Rouville, marqués-conde de Grasse Tilly, era ya

entonces Gran Comendador del Supremo Consejo de las Indias Occidentales, con sede

en Haití. Ese primer Supremo Consejo (el precedente del de Charleston) se fusionó en

1821 con el Supremo Consejo de Francia, creado tambien por Grasse-Tully en 1804.

El Rito Escocés Antiguo y Aceptado arribó a Europa, y más en concreto a

Francia, de la mano del conde de Grasse-Tilly, tras obtener una patente de Charleston.

Grasse-Tilly retocó algunos rituales y enseñanzas y su obra constituye hoy más o menos

el Rito Escocés Antiguo y Aceptado que se conoce en Europa.