Gran Logia de España

Respetable Logia La Constitución 63

     

 

Gran Logia Provincial de Andalucía

 
 

    

Principal

Historia de La Constitución nº63

La Masonería

Los Landmarks

Bases de la Masonería

Regularidad masónica

Código Moral

Organización de la Masonería

La iniciación masónica

Transmisión iniciática

La virtud del silencio

Secreto masónico

Historia de la Masonería Española 

La Gran Logia de España

El Grande Oriente Español

Orígenes del R.·. E.·. A.·. y A.·.

El Rito Escocés Antiguo y Aceptado

El R.·. E.·. A.·. y A.·. en España

Biblioteca

Música masónica

¿Puedo ser masón?

Preguntas frecuentes

Galería de imágenes

 

 

                                         El Grande Oriente Español

                              

Decir Grande Oriente Español es resumir en una breve frase la historia de más de dos siglos de Francmasonería en España. Es recordar la historia de los Ilustrados Españoles, del nacimiento del Liberalismo como doctrina política y de la defensa de los derechos del hombre. Es, en fin, un Grito de Libertad contra el oscurantismo, la incultura, el caciquismo y la opresión que, históricamente, subyugó al pueblo español hasta el advenimiento definitivo de la Democracia con la Constitución de 1978.

Como el mismo pueblo del que se nutre, el Grande Oriente Español ha sufrido mucho a lo largo de su historia bicentenaria. Sus miembros han sabido de destierros y de cárceles, sus mártires se cuentan por miles. Poderes fácticos, han programado en diversas ocasiones su desaparición. Pero ni las persecuciones, ni el destierro, ni el exilio, ni las cárceles, ni los patíbulos, ni las traiciones de los infiltrados y los aprovechados ocasionales, consiguieron nunca doblegar su espíritu. Por ello, hoy, como ayer y como será mañana, el Grande Oriente Español sigue en su puesto.

El Grande Oriente Español, por acuerdo adoptado por la unanimidad de los miembros de su Gran Asamblea General Extraordinaria, reunida en los Valles de Madrid el día 31 de marzo de 2001, e.·. v.·., quedó indivisiblemente unido a la Gran Logia de España, formando el Grande Oriente Español y la Gran Logia de España una única Obediencia Masónica; aun conservando ambas instituciones la personalidad jurídica, mas tan solo a los efectos asociativos y por imperativo legal emanado de la Ley de Asociaciones.

Desde el día 31 de marzo de 2001, e.·. v.·., todas las Logias del Grande Oriente Español suspendieron sus trabajos ritualísticos y abatieron sus columnas, integrándose sus miembros en Logias de la Gran Logia de España.

Desde el día 31 de marzo de 2001, e.·. v.·., el Gran Maestro del Grande Oriente Español es el que en cada momento lo sea de la Gran Logia de España.

Con dichos acuerdos quedaron unidas para siempre la historia y las tradiciones de la Masonería Española, representadas por el Grande Oriente Español, y la regularidad y los reconocimientos de todas las Grandes Logias Regulares del mundo, aportados a la unión por la Gran Logia de España.

En su consecuencia, la Masonería Regular Española, es decir, la Gran Logia de España «en la que tras los acuerdos de unión con el Grande Oriente Español se entronca toda la historia de la Masonería Española, desde que en 1728 Lord Coleraine, Duque de Wharton, fundara en Madrid la Respetable Logia Matritense o de las Tres Flores de Lys, hasta nuestros días» es la única Obediencia Masónica Española, constituida, bajo una sola Pirámide Masónica y un único Gran Maestro, por el Grande Oriente Español y la Gran Logia de España.

Desde que el 21 de mayo de 1889, de la fusión del Gran Oriente de España y el Gran Oriente Nacional de España surgiera, esta vez definitivamente, el actual e histórico Grande Oriente Español, nuevo y unitario cuerpo masónico que mantiene, desde entonces, la regularidad y legitimidad histórica de la Masonería española, a pesar de las muchas vicisitudes por las que ha tenido que pasar, sus Grandes Maestros han sido:

M.·. Il.·. H.·. Miguel Morayta y Sagrario 1889 - 1901
M.·. Il.·. H.·. Emilio Menéndez Pallares 1901 - 1904
M.·. Il.·. H.·. José Marenco Gualter 1904 - 1906
M.·. Il.·. H.·. Miguel Morayta Sagrario 1906 - 1917
M.·. Il.·. H.·. Antonio López de Villar G.·. M.·. Interino
M.·. Il.·. H.·. José Lescura Borras G.·. M.·. Interino
M.·. Il.·. H.·. Luís Simarro Lacabra 1917 - 1921
M.·. Il.·. H.·. Augusto Barcia Trelles 1921 - 1922
M.·. Il.·. H.·. Enrique Gras Morillo 1922 - 1923
M.·. Il.·. H.·. José Lescura Borras 1923 - 1924
M.·. Il.·. H.·. José Mª Rodríguez y Rodríguez 1924 - 1925
M.·. Il.·. H.·. Demófilo de Buen Lozano 1926 - 1929
M.·. Il.·. H.·. Diego Martínez Barrio 1929 - 1930
M.·. Il.·. H.·. Diego Martínez Barrio 1930 - 1934
M.·. Il.·. H.·. Fermín de Zayas Molina G.·. M.·. Interino
M.·. Il.·. H.·. Angel Rizo Bayona 1935 - 1938
M.·. Il.·. H.·. Lucio Martínez Gil 1938 - 1946
M.·. Il.·. H.·. Antonio Montaner 1946 - 1954
M.·. Il.·. H.·. Mateo Hernández Barroso 1954 - 1962
M.·. Il.·. H.·. Juan Crediaga Villa 1962 - 1970
M.·. Il.·. H.·. Jaime Fernández-Gil de Terradillos 1970 - 1982
M.·. Il.·. H.·. Antonio del Villar Massó 1982 - 1988
Francisco José Alonso Rodríguez (detentando) 1988 - 1993
M.·. Il.·. H.·. Miguel Angel de Foruria y Franco 1994 - 1996
M.·. Il.·. H.·. Miguel Angel de Foruria y Franco 1996 - 1999
M.·. Il.·. H.·. Miguel Angel de Foruria y Franco 1999 - 2001
M.·. R.·. H.·. Tomás Sarobe Piñeiro 2001 - 2004
M.·. R.·. H.·. Josep Corominas y Busqueta 2004 - 2006
M.·. R.·. H.·. José Carretero Domenech 2006 -

Entre las Grandes Maestrías del M.·. R.·. H.·. Tomás Sarobe Piñeiro y el M.·. R.·. H.·. Josep Corominas y Busqueta, hay un tracto, breve periodo de tiempo, durante el que, en el ínterin y por solo cuestiones administrativas, funge presidente de la Asociación Grande Oriente Español el R.·. H.·. J. L. Lacasa.

Para entender la Masonería –a nadie que conozca el Arte Real le es necesaria esta explicación, dirigida a los profanos que nos visiten– conviene tener presente que para que un masón pueda llamarse y ser considerado Gran Maestro, a la legitimidad legal bajo el punto de vista profano que confiere el ser elegido por una asamblea para presidir una asociación de acuerdo con las leyes del país, es condición sine qua non ser Instalado Gran Maestro por quien puede hacerlo, es decir, por quien legítimamente haya sido instalado Gran Maestro. Los poderes iniciáticos que recaen en un Gran Maestro no se los otorga su elección por una asamblea, sino su instalación como Gran Maestro.

Un Gran Maestro, al igual que el Venerable Maestro de una Logia, no deja de serlo hasta que es legitima y regularmente instalado su sucesor. Cuando es elegido Gran Maestro o Venerable Maestro de una Logia un masón ya instalado, es decir, quien ya ha recibido los poderes iniciáticos, no precisa ser instalado de nuevo.